Jardín Infantil El Sueño de Alberto dejará de prestar servicios

 

La legislación en materia de jardines infantiles exige una serie de normas para la certificación, la cual hoy este jardín en su actual ubicación no puede cumplir.

Tras 13 años de vida, el jardín infantil del Hogar de Cristo en Laja, El Sueño de Alberto, cierra sus puertas en las próximas semanas. Esto ya era un secreto a voces desde hace varios meses, concretándose el término de las actividades los últimos días de febrero de este año.

De esta manera, el Hogar de Cristo termina su presencia en nuestra comuna tras varios años, primero como hospedería y luego como jardín infantil-sala cuna. Es que los tiempos, las necesidades y los requerimientos han cambiado, lo que obligo a esta fundación a tan drástica decisión.

Para aclarar dudas, comentarios y una serie de especulaciones que rondaban en el ambiente desde los últimos días de diciembre, nos contactamos con Héctor Higuera, jefe de acción territorial de Ñuble y la provincia de Biobío del Hogar de Cristo, voz autorizada para aclarar este tema.

Higuera nos comenta que la fundación del Hogar de Cristo se está adecuando constantemente en su oferta de programas sociales, pensando siempre en quien más necesitan, los más excluidos. Así, de este modo, dan inicio hace ya trece años al jardín infantil en la comuna, cuando existía una carencia de estos espacios para impartir educación inicial, trabajando en conjunto con Integra en la modalidad CAT, entregando este organismo una subvención para su funcionamiento. Los tiempos han cambiado, y para bien, hoy dice que la realidad en Laja es diferente, que en los últimos años se ha avanzado mucho en este tipo de educación, que los gobiernos han invertido y se han construidos una serie de jardines, amplios, cómodos, dotados de las comodidades necesarias y con una oferta de matrícula importante- Así, tanto Junji, Integra y los VTF que funcionan vía trasferencia de fondos, con administración compartida con el municipio, cumplen un rol importante y cubren la necesidad de este tipo de educación, paralelo a esto, todos los jardines infantiles y salas cunas deben cumplir con la nueva legislación vigente: la ley 20.832, y todas sus normativas para ser certificados, a riesgo de importantes multas.

El espacio donde funciona el jardín El Sueño de Alberto, corresponde a un terreno y edificación de propiedad de CMPC y entregado en comodato al Hogar de Cristo, recinto que hoy no cumple con lo que la ley exige y que la Superintendencia de Educación Parvularia debe hacer valer, como espacios e infraestructura adecuados, áreas verdes, ubicación, entre otros y acá los principales escollos: espacios adecuados y ubicación, en este caso la distancia que separa las instalaciones con la línea férrea, no está dentro de lo permitido, por tanto el jardín El Sueño de Alberto no podría cumplir con la normativa en el marco del reconocimiento y a largo o mediano plazo, no podrían lograr lo que a todo jardín se le exige para su acreditación, por infraestructura, por las características del lugar, explica el directivo del Hogar de Cristo.

Para el cumplimiento de esta normativa no tenían otra solución que cambiarse derechamente de lugar, buscar un terreno y edificar, ajustándose a los requerimientos que la legislación impone hoy, lo que significa una inversión de muchos millones de pesos, los cuales ellos no pueden solventar. El Hogar de Cristo, es una fundación que funciona en bases a socios y se deben a ellos, debiendo priorizar los recursos económicos con que cuentan y con la misión de enfocar su oferta de programas sociales en los más vulnerables, donde existan necesidades, en las otras líneas en que ellos trabajan: adulto mayor, inclusión laboral, situación de calle, salud mental entre otras; en la línea de educación inicial, hoy en Laja la oferta es amplia de jardines, lo cual afirma Héctor Higueras es bueno que así sea.

Finalmente, eso es lo que lleva a no darle continuidad al jardín El Sueño de Alberto, además entendiendo que el convenio que tienen con Integra, concluye el 29 de febrero próximo.

Desde el Hogar de Cristo dicen solo les queda agradecer el cariño que les han entregado en todos estos tiempos, para ellos no fue una decisión fácil, pero entienden que hay estándares que se exigen, lo que es bueno que así sea, por una mejor educación, y que ellos hoy no pueden cumplir.

Respecto a sí en un futuro próximo volverán a Laja en otra línea programática, Héctor Higuera, dice como Hogar de Cristo no lo saben, pero siempre estarán donde exista una necesidad.

 

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: