Dolor causa remoción del párroco Jaime Abello

Desazón y tristeza causó la noticia que entregó al término de la misa virtual que efectuó desde la iglesia Cristo Rey en Laja, el padre Jaime Abello, cuando comentó que ya no era el párroco de la comuna, ya que el obispo de la diócesis Felipe Bacarreza le había notificado hace unos días que no le renovaba su permanencia en esta ciudad en el cargo que había tenido los últimos cinco años. La razón, el obispo le comunicó vía mail, que ya no gozaba de su confianza.

Esta noticia se puede convertir en un nuevo cisma en el seno del catolicismo lajino, recordar la controversia de hace unos años, cuando el ex párroco padre Felix Eicher, fue enviado casi a escondidas a un sanatorio en el sur, y lo que costó su vuelta ya muy enfermo a la comuna. Ocasión en que también el obispo Bacarezza estuvo en la controversia.

Así, el padre Abello dedicó casi treinta minutos al término de la eucaristía virtual  de este domingo 29 de marzo a dar cuenta de su remoción. Dijo, sí “es verdad que el padre se va, así es, el padre se va. El padre ya no es el representante legal de la parroquia» y aclara ahí, que no significa que la misa que acaba de hacer no sea válida, es válida en cualquier parte, mientras la realice un sacerdote como corresponde. «Qué raro, tan de repente, sí, tengo esa misma impresión tan de repente. Yo pensé que esto podía suceder, antes, un año atrás, pero había algo de por medio, un decreto que me nombran párroco por 5 años y esos años se cumplieron ahora el 25 de marzo».

Continúa diciendo el padre Abello, con mucha calma apoyado en el altar, que estas cosas generalmente se conversan con tiempo, se preparan los cambios, yo pensé que en el retiro el Sr. Obispo me dirían algo, tiempo había de sobra, pero no lo hizo, y pensé podíamos seguir trabajando …«Como dije, se cumplió el plazo, los 5 años y el 18 de marzo se me mandó (por parte del Obispo) un correo diciendo, Te recuerdo que el 25 de marzo vence tu nombramiento y no tengo la intención de renovártelo porque no me representas, etcétera».

Continua Abello diciendo «el Sr. obispo señala que yo no lo represento o que muchas veces quise llevar la parroquia lejos del obispo y contraria al obispo y que yo no hacia las cosas de la iglesia… Yo no sé, ¿acaso las misas no son como se hacen en otra parte?, ¿los bautizos no son como son en otra parte? él mismo vino a confirmar la última vez y la parroquia que tuvo más confirmaciones fue esta, entiendo que fueron 234 en el año».

Es aquí entonces cuando el ahora ex párroco lajino atribuye su salida a una serie de diferencia que habría tenido con su obispo.  «él quiso de una manera poco fraterna construir una capilla al lado del templo y toda la gente reaccionó. Yo fui el primer sorprendido porque yo pensé que esto se sabía de antes, bueno, construir un edificio que costaría alrededor de 100 millones independiente de que lo pagaban todo de afuera, para hacer lo mismo que hacemos aquí y en María Reina o San José y la gente se expresó de manera escrita». Su reflexión continua Él desconfió de esa consulta que hizo la comunidad al principio cuando solamente 10 personas de casi 500 dijeron que si se hiciera la capilla y él mando a un sacerdote y a un diácono de su confianza para que hicieran la encuesta y a la que habrían respondido unas mil personas y solamente 18 dijeron que estaban de acuerdo».

Sigue hablado el sacerdote, en la misma posición que desde el inicio de esta despedida, con los brazos abiertos afirmado en el altar, hablando claro, sin titubeos, pero resignado y dice «Pero eso no quedó así, generó un malestar no expresado y como dice el Bombo Fica, nuestro comediante: Sospechosa la cuestión, justamente ahora, justito, cuando se cumple el plazo, unos días antes se me comunique que debo abandonar la parroquia».

Y Prosigue  «ahora uno se podría preguntar por qué ahora, lo que a cualquier sentido común le viene la pregunta, muchos sacerdotes me dicen y cómo ahora que estamos en esta situación donde hay que estar más unidos que nunca, ayudando unos con otros los que nos conocemos, para salir adelante con esto, entonces, justo ahora. Bueno, porque seguramente, pienso yo, soy mal pensado, estaba al acecho porque si lo hacía antes era demasiado evidente y segundo que como había un decreto de por medio, me tendría que haber hecho un juicio y para hacer un juicio hay que tener elementos y probarlos y como no los hay sabía que no resultaría y lo mejor era esperar que se cumpliera el plazo. Está dentro de esas facultades cambiar el párroco y eso es lo que ha hecho».

El sacerdote continúa explicando su teoría a sus fieles virtuales «Es sospechoso, qué motivaciones puede haber detrás, no lo sé, pero coincide con que me ha expresado en que no lo represento en sus ideas pastorales y yo lo único que he hecho distinto a lo que la Iglesia hace es que los respeté a ustedes, y  ustedes dijeron que no era necesario una capilla porque tenían muchos lugares para rezar y que era escandaloso aparecer con una construcción de 100 millones de pesos cuando hay tanta gente que pasa hambre, que sufre, incluso (los recursos) se podrían poner al servicio de la salud ahora. Hay tanta gente uno la ve cuando visita sus casas, que pasan muchas necesidades y con generosidad vienen y pagan su 1% y pasan su platita y les damos esa imagen de ostentación con una construcción de millones de pesos al lado», recalca firme. Y sigue…»Sobre este comentario se me ha dicho que no le tengo amor a la eucaristía, pero si no le tuviera amor a la eucaristía no estaría aquí y si no estuviera convencido de mi sacerdocio estaría haciendo otra cosa hace mucho tiempo, pero amo mi Iglesia, la del señor, amo sus hijos y Dios mediante moriré en esto».

Ya en la parte final de sus palabras y de explicar su teoría, que puede ser lo ya descrito la motivación para su partida, dice que viene a ocupar su lugar el padre Alfonso Plaza, que muchos lo conocen.

Concluye comentando “A veces siento que me utilizaron, porque me mandaron a apagar un incendio y cuando el incendio se apaga el tonto útil ya no sirve, sobre todo cuando hay una situación donde él no me sirve entonces, yo fui delegado por el señor obispo con ciertas incomodidades para integrar una comisión cuando el padre Felix Eicher se decidió traerlo de vuelta a Los Ángeles para que hiciera un tratamiento más complejo».

Y ahora que viene, el Sr. obispo no me ha dicho qué me va a encomendar, dice que tenemos que conversar para ver qué servicio me puede encomendar, esperemos que sea de Dios, porque yo me consagré a Dios y trabajo para Jesucristo no para el señor obispo, bajo la guía del obispo en cuanto se ajusta al evangelio y lo haré con mucho gusto».

Finalmente dice “me gustaría que tuvieran la confianza, ustedes me conocen, que, si me tienen que preguntar algo, alguna vez, de esto u otra cosa, hablemos las cosas como tienen que ser y de cara. Tengan la confianza, incomódenme nomas”.

Y los fieles que dicen, como tomaron esta noticia, mal por cierto, consultada , una fiel católica  expresa que es una pena que el obispo actué de esta manera, dice que tiene mucha pena , aun así somos iglesia y debemos seguir adelante, pero afirma no está de acuerdo con la forma de actuar del obispo Bacarreza, es muy testarudo, que no le importa lo que los fieles o sus sacerdotes opinen, él (el obispo) es dictatorial, y eso apena y mucho, concluye esta devota diciendo que la fe es más fuerte y que ahí estarán a pesar de todo, que ella está en la fe por Dios, no por el obispo.

 

Es de esperar ahora lo mejor para el padre Jaime Abello, y que el camino que a su sucesor, el padre Plaza le tocará recorrer, sea en paz, como la mayoría de los católicos en Laja quieren.

A %d blogueros les gusta esto: