A la hora de descanso…gracias por su trabajo.

No es fácil despedirse y decir adiós después de estar treinta y nueve años, siete meses en un trabajo, entregado por completo a servir de la mejor forma a la comunidad, más cuando se ve en muchas ocasiones el sufrimiento de las personas, en otras la moneda se da vuelta y también hay alegrías y felicidad.

Es la historia de Carlos Acuña Sandoval, conductor de ambulancias SAMU en nuestro hospital de Laja, quien se acogió a un merecido descanso el pasado 31 de agosto, después de toda una vida en esta importante labor.

Conversar con él unos minutos y son miles los recuerdos y anécdotas que tiene para compartir, las que cuenta con emocionado, graficándolo como una persona humana por sobre todo.

Es que cuando partió como conductor de ambulancias también había que ser mecánico, no eran nuevos ni los mejores vehículos los que llegaban a Laja, tampoco estaban equipadas como hoy para enfrentar un procedimiento por sencillo que fuera, no era fácil, ni una gasa o parche curita se disponía.

Don Carlos recuerda uno de los primeros partos que le tocó atender, ya que trabaja solo, no había médico ni tens como es hoy…trasladaba a una mujer desde el sector rural de Rucahue ya en trabajo de parto, cada tanto paraba para ver como venía, hasta que en un momento vio que no podía seguir y debió ayudarla en el nacimiento a la berma del camino. Para cubrir al bebe ocupó su camisa, no tenía ni con que cortar el cordón umbilical, debió recurrir a personas que pasaban, para que le prestaran algo para este fin.

Así son muchos los casos, miles las historias, es que un trabajo como el suyo día a día es diferente, entrar al turno y no saber que deparará el día. Es estar en la verdadera primera línea, asistiendo, socorriendo, ayudando, siendo parte de un equipo que muchas veces salva vidas.

Hoy hace un balance, se marcha feliz a descansar junto a sus hijos y nietos, orgulloso de lo hecho, trabajo que enfrentó siempre con vocación y cariño por los pacientes, solo resta decirle gracias, disfrute desde ahora su merecido descanso.

 

A %d blogueros les gusta esto: