Ceremonia de izamiento y saludo a la bandera

 

++ Con una ajustada, pero bien presentada actividad, se dio la bienvenida a septiembre, mes de la patria, en la comuna, destacándose el símbolo de unidad para los chilenos que tiene nuestra bandera

Como ya es costumbre en Laja, la mañana de este pasado sábado 4 se efectuó en la plaza cívica comunal la ceremonia de izamiento y saludo a la bandera chilena.

Una actividad que concentró la atención de muchos lajinos, después de tantos meses de enclaustramiento producto de la pandemia. Así, en el nuevo contexto en el que Laja se encuentra hoy, estando ya en fase de apertura, fue posible esta actividad por parte de la Municipalidad, llegando hasta la plaza principal unos 100 huasos montados y unas cuantas calesas engalanadas.

La actividad fue presidida por el alcalde Roberto Quintana Inostroza, junto a miembros del Concejo municipal y representantes de iglesias, instituciones públicas, sociales y empresas de la comuna, además de un importante marco de público.

La gran bandera izada, de 8 por 12 metros, fue el punto de atención. Un paño tricolor que, por momentos, se desplegaba en toda su magnitud producto del suave viento matinal, siendo también saludada al momento de entonar el himno nacional por representantes de las cinco agrupaciones huasas presentes: Club de Huasos de Laja, Amigos el Caballo de Santa Elena, Junta de Vecinos Las Toscas, Agrupación de Equinoterapia Las Toscas y Agrupación Ecuestre Carlos Gottschalk.

Un hermoso cuadro dancístico de alegorías huasas introdujo al ritmo de nuestro baile nacional, esto a cargo del taller de cueca escolar del DAEM lajino. Posteriormente, varias parejas bailaron un pie de cueca, sumándose el alcalde Quintana junto a su esposa, Jania Palma Arriagada, con la interpretación del grupo folclórico Allipén de fondo.

La nota histórica corrió por cuenta del profesor del liceo Héroes de la Concepción Marcelo Muñoz, quien dio cuenta del significado que tiene para los chilenos este símbolo de tres franjas y una estrella solitaria, la que nos ha acompañado en gestas militares, así como también en diferentes situaciones como tragedias, eventos deportivos o solidarios, constituyéndose en un símbolo de unión para todos quienes vivimos en esta franja de tierra llamada Chile.

El jefe comunal señaló que “ha sido un año y medio diferente, pero que debemos seguir siendo responsables y cuidadosos”, pues “aún queda mucho, pero confío en que el año próximo la normalidad vuelva y se puedan vivir unas fiestas patrias en plenitud”. Debido a esta situación, se resolvió no efectuar ninguna otra actividad pública este año, en la línea de que debemos seguir cuidándonos. Agradeció, también, a las agrupaciones huasas que llegaron nuevamente cabalgando hasta la plaza, ya que “son un símbolo de nuestra gente y quienes mantienen vivas nuestras tradiciones y folclore”.

 

A %d blogueros les gusta esto: